Armonía entre nuestras emociones y la inmunidad

3 minutos de lectura │ Bienestar │ Escrito por: Dr. Jatin Bhide

Los humanos hemos recorrido un largo camino desde que somos hombres de las cavernas. No solo estamos hablando de dispositivos y herramientas aquí. Claro, un encendedor es mejor que los picapiedras. Pero hemos evolucionado en más formas que eso. Uno de esos aspectos de nuestra evolución son nuestros sentimientos y emociones. Hemos desarrollado algo llamado «conciencia afectiva». En pocas palabras, esto se refiere a nuestra capacidad de percibir, tolerar, sentir y expresar. No solo las emociones, sino también nuestros sistemas inmunológicos han recorrido un largo camino. 

¿Puedes adivinar qué tienen en común las emociones y el sistema inmunológico? Cuando tienen el control, ambos son protectores, y cuando están desordenados, ¡ambos son perjudiciales! ¿Encuentra eso difícil de digerir? Bueno, es verdad. La inmunidad y el estado emocional están fuertemente interconectados. Esto ha impulsado un campo de estudio llamado inmunología afectiva. Siga leyendo para saber más sobre esta correlación. 

La risa es la mejor medicina 

Esta cita es probablemente tan antigua como el tiempo mismo. Pero tiene alguna explicación científica detrás. Un estudio ha demostrado que las personas que miran videos divertidos tienen un aumento en los niveles de IgA, una proteína importante para la función inmunológica. No se observaron tales cambios en los que vieron videos informativos. Entonces, la próxima vez que te sientas culpable por haberte emborrachado con esas comedias de situación, recuerda que la risa es buena para tu inmunidad. 

Alegrar esa cara 

Todos hemos tenido días malos y estamos tristes a veces. Pero estar triste tiene implicaciones negativas en tu salud e inmunidad. Sin mencionar que también puede deprimir el estado de ánimo de quienes nos rodean. Los niveles de ciertos biomarcadores inflamatorios son significativamente más altos cuando uno está triste o enojado. Los altos niveles de estas sustancias pueden afectar nuestros procesos naturales de curación y también provocar otras complicaciones. 

Importante tener en cuenta: si se siente triste con frecuencia o durante períodos prolongados, es posible que sufra de depresión y deba visitar a un médico. 

No eres tú cuando tienes hambre 

Bueno, todos nos ponemos un poco malhumorados cuando tenemos hambre. Te complacerá saber que no es del todo culpa tuya. La hormona del hambre llamada «grelina» puede afectar su estado de ánimo y su sistema inmunológico. Reduce la inflamación y puede estimular su respuesta inmunológica. Ser snacky viene con sus méritos. 

Cambio de roles 

Hasta ahora, hemos aprendido sobre el impacto de las emociones positivas y negativas en nuestro sistema inmunológico. Pero, ¿también es cierto lo contrario? 

Los estudios muestran que los sistemas inmunológicos comprometidos pueden obstaculizar nuestros estados mentales y emocionales y provocar trastornos mentales. Esta ha sido una observación común en pacientes con infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). 

Ahora debe preguntarse, ¿puede un sistema inmunológico saludable hacernos más inteligentes y saludables? Existe cierta evidencia indirecta que correlaciona la terapia de masaje y las células del sistema inmunitario en pacientes con infección por VIH, lo que sugiere que un sistema inmunitario mejorado podría conducir a mejores estados emocionales. Sin embargo, este aspecto necesita más investigación. 

Ahora tenemos una idea clara de cómo nuestro estado emocional y nuestro sistema inmunológico están estrechamente entrelazados. Uno cuida del otro y viceversa. De ahí el dicho popular: “La felicidad y la salubridad van de la mano”. 

Referencias: 

1. Brod S, et al. ‘Como es arriba, es abajo’ examinando la interacción entre la emoción y el sistema inmunológico. Inmunología. 2014;143(3):311-8. 

2.LeDoux JE. Evolución de la emoción humana: una visión a través del miedo. Prog Brain Res. 2012;195:431-42. 

3.D’Acquisto F. Inmunología afectiva: donde convergen las emociones y la respuesta inmune. Diálogos Clin Neurosci. 2017;19(1):9-19. 

4.Barak Y. El sistema inmunológico y la felicidad. Autoinmune Rev. 2006;5(8):523-7.